Consejos

Cómo elegir brochas para pintar

brochas para pintar
74 / 100

Comprar una brocha parece fácil, pero los diferentes tipos de brochas pueden variar mucho tanto el acabado como el tiempo que tardas en terminar el trabajo. Desde Color y Pintura salamanca vamos a ver como elegir brochas para pintar y tener un acabado profesional.

Al elegir una brocha, tienes que considerar tres aspectos principales: el tipo de cerdas, la superficie que vas a pintar y la pintura que vas a utilizar. Si estas pintando una pared con pintura con base en aceite necesitarás de un tipo diferente que si la pintura en en base de agua. ¿Parece complicado? Te lo ponemos fácil.

Color y Pintura Salamanca: Elegir la brocha para pintar apropiada para realizar un trabajo de pintura es tan importante como elegir la pintura. El acabado final dependerá de tomar la decisión correcta.

Tipo de cerdas

La elección entre cerdas naturales y sintéticas es importante. Como regla general, es una buena idea utilizar cepillos de cerdas naturales o mixtos para pinturas a base de aceite y cepillos sintéticos para pinturas a base de agua. Te explicamos por qué:

Las cerdas naturales tienen marcas o aberturas en las puntas, lo que ayuda a producir un acabado liso y retiene mucha pintura. Son más adecuadas para las pinturas en base de aceite ya que las cerdas naturales son más resistentes y aguantan mejor los productos químicos, lo que permite aplicar la pintura sin dejar marcas.

Los cepillos sintéticos funcionan mejor para la pintura en base de agua porque retienen la humedad de la pintura en base de agua, resultando más fácil de aplicar que con un cepillo de cerdas naturales y no dejarán líneas que pueden estropear el acabado. Se pueden comprar brochas sintéticas de diferentes materiales como nylon, poliéster o una combinación de ambos, y son fáciles de usar y limpiar.

También tienes que tener en cuenta que las puntas de las cerdas afectan la forma en que el pincel recoge la pintura y la aplica en la superficie pintada. Las cerdas marcadas o explotadas en los cepillos de gama alta te permiten recoger más pintura con cada inmersión en la pintura. Las puntas abiertas también ayudan a que la pintura se deslice suavemente sin dejar marcas de pincel, por lo que podría ahorrarte tiempo.

Tamaño de la brocha

Una vez elegida la cerda adecuada, ahora es el momento de elegir el tamaño. Lo grande o pequeño que sea tu brocha afecta directamente al resultado de tu trabajo. Las brochas gruesas retienen más pintura para cubrir más superficie antes de volver a coger más pintura, mientras que las brochas más finas son más ligeras y ofrecen un mayor control, por lo que tendrás que presionar el pincel con la superficie que estás pintando.

El tamaño de la brocha elegida tienes que ser acorde al tamaño de la superficie a pintar.

Elije una brocha que sea lo suficientemente ancha como para cubrir de manera eficiente la superficie, pero lo suficientemente estrecha como para controlar la aplicación de pintura. Si estas pintando un área pequeña, una brocha ancha no funcionará bien ya que tendrá poco control en la aplicación en zonas pequeñas. Si estas pintando puertas o rodapiés, sería recomendable utilizar una brocha de 1 pulgada. Las áreas grandes y planas, como las paredes y los techos funcionan mejor con una brocha de 5 pulgadas para que pueda cubrir la superficie más rápido.

Forma de la brocha

Ahora ya sabes qué cerdas y qué tamaño necesitas, pero ¿cuál es la mejor forma? Los pinceles están disponibles en estilos angulares y planos dependiendo de la superficie que necesites pintar.

Los cepillos en ángulo funcionan bien para cortes a lo largo de bordes y obtener líneas rectas. Una brocha delgada en ángulo es ideal para cuando necesita una línea especialmente fina, mientras que una más gruesa contiene más pintura y funciona bien a lo largo de los techos. Si estas pintando una superficie grande y plana, necesitarás un cepillo plano para que pueda realizar el trabajo de manera rápida y sencilla.

Conclusión

No importa qué tipo de pincel elijas, sino la calidad de la brocha para obtener el mejor resultado. Busca cerdas densas y haz una pequeña prueba doblándo las cerdas cerca de su base; una brocha de calidad recupera siempre su forma original.

Elegir el pincel correcto te permitirá obtener un acabado liso y de alta calidad en tus superficies. Pero recuerda, la decoración depende de la preparación, así que asienta las bases y prepara el lienzo antes da dar el primer brochazo.

Elegir el pincel correcto te permitirá obtener un acabado liso y de alta calidad en tus superficies.

Regresar a la lista

Entradas relacionadas