Consejos

Acaba con el gotelé y renueva tu casa con estos consejos de Color y Pintura

quitar gotele con masilla bricolaje
23 / 100

Color y Pintura aconseja cómo quitar el gotelé de la forma más sencilla y dar una nueva vida a las paredes de tu casa.

En tan solo cuatro pasos serás capaz de dar un aspecto más moderno a las paredes de tu hogar.

A pesar de que en los 80 el gotelé era lo último en decoración del hogar, hoy en día es una técnica que se emplea cada vez menos. Se utilizaba normalmente para ocultar imperfecciones, sin embargo, con la llegada del minimalismo, son muchas las personas que desean quitarlo. COLOR Y PINTURA te ayuda a acabar con el gotelé a través de dos simples soluciones: raspar o cubrir. Las herramientas que vas a necesitar para ello son: espátula, llana, pasta en polvo o pasta lista para usar, cinta adhesiva y rodillo.

 

Antes de empezar, debes conocer los tipos de pasta que existen para saber cuál de ellas te resultará más fácil de utilizar. Además, también las podrás usar para tapar cualquier otro revestimiento, ya que pueden cubrir hasta 5mm. Puedes elegir entre:

 

  • Pasta en polvo: ésta debe mezclarse con agua y aplicarse con llanas y espátulas de tendidos. Es muy importante que las cantidades de agua y polvo estén equilibradas para que la pasta no sea ni muy líquida ni muy espesa y quede a la perfección. Para ello utiliza siempre las cantidades recomendadas. Los sacos o cajas son de distinto tamaño, dependiendo de la cuantía necesaria.
  • Pasta lista para usar: como su propio nombre indica, no necesita preparación, aunque si se reseca se debe mezclar con agua. Ésta se aplica con el rodillo y se remata con llana, espátulas o raquetas especiales.

Un dato importante que debes saber es que si el gotelé de casa está hecho al temple, debes humedecerlo y retirarlo raspando con espátula o llana. Sin embargo, si es de pintura plástica, la solución más sencilla sería cubrirlo, ya que es más complicado de retirar. 

 

Pero ¿Por dónde empezamos? A continuación te mostramos los 4 pasos necesarios para que tus paredes queden perfectas:

1. Preparar Puertas y Ventanas

Preparar puertas y ventanas: siempre es mejor prevenir que curar, por ello te recomendamos que utilizando cinta adhesiva o de carrocero protejas los marcos de puertas, ventanas o rodapiés; e incluso prueba a quitar los embellecedores para que no se estropeen.

2. Cómo usar la llana y la espátula

Llana: asegúrate de utilizar una llana metálica, un tamaño ideal sería de 300 x 150 mm. Para realizar un buen uso tanto de la herramienta como de la pasta debes agarrar bien la llana con el brazo extendido y aplicar la mezcla de abajo hacia arriba con la hoja en un ángulo de 45 grados.

Si lo prefieres también puedes agarrar la empuñadura de la llana con una posición diferente y extender hacia arriba. Esta posición sirve para alisar la superficie realizando barridos en abanico. 

Espátula: esta herramienta te resultará más sencilla de utilizar si no cuentas con mucha experiencia ya que es más manejable, y además sirve para dar una segunda capa de acabado. La de 12 cm es un buen modelo para empezar. 

El agarre ideal para su uso no es del mango, sino directamente de la hoja dado que podrás emplear más fuerza y dejar la superficie más lisa.

Otra postura que puedes utilizar es agarrando la hoja con los dedos en forma de pinza y extender suavemente de abajo hacia arriba.

3. Extender la pasta

Una vez bien preparada la mezcla, debes echar pelladas con la espátula pequeña en la llana y extender de abajo hacia arriba cubriendo con estos movimientos el gotelé. Para un acabado óptimo deja secar la superficie el tiempo recomendado y da una segunda capa con la pasta un poco más líquida y alisando en todas las direcciones para evitar imperfecciones. 

Otra técnica que puedes utilizar es un rodillo y pasta lista para usar. Para ello remueve bien la pasta con la herramienta y extiéndela por la pared con movimientos verticales y cruzados por zonas de no más de 2m2 para que no se seque.

4. El alisado

Este paso es fundamental para un buen resultado, y aunque para ello puedes utilizar la llana o la espátula de tendidos, COLOR Y PINTURA te aconseja que lo hagas con rasquetas de plástico, que pueden ser estriadas o lisas. 

En primer lugar debes realizar pasadas verticales y horizontales, primero con la rasqueta estriada.

Una vez seco, aplica una segunda capa de pasta primero con la estriada y finalmente con la lisa. Para que quede perfecto puedes realizar movimientos cruzados o en abanico.

Recomendación final

A pesar de que seguro que tu pared ya está completamente lisa, desde COLOR Y PINTURA aconseja un par de trucos para que la obra quede lo mejor posible: 

  • Completa tu acabado con un taco de hoja de lija fina. Para ello realiza movimientos circulares en las zonas donde encuentres imperfecciones y asegúrate de limpiar bien el polvo antes de cubrir la pared de nuevo.
  • Para que no se te escape ninguna imperfección puedes utilizar una luz de obra que situando cerca del tabique ayudará a descubrirlas.

Con COLOR Y PINTURA deshacerse del gotelé y rejuvenecer las paredes de casa es más fácil que nunca. Ahora solo queda empezar ¡Manos a la obra!

Elegir el pincel correcto te permitirá obtener un acabado liso y de alta calidad en tus superficies.

Regresar a la lista

Entradas relacionadas